Vender el mar

Me asaltan resortes de curioso impertinente constantemente: leo el sesudo editorial de los economistas y cuentan cómo haciendo parcelas del mar, los pescadores cuidan del pescado. Cómo, en ver de reducir los restos de merluzas, bacalaos y besugos, los manjares de mi vida pueden ser los de mi vejez. Corro y escribo a Juan: tienes que hablar de esto, pescador de redes. Y le pregunto o me lamento de cómo el etiquetaje político (liberales, progresos, democracias sociales o cristianas) deja fuera de juego la razón. Textualmente, le pongo: “Qué tema tan viejo, tan ilustrado, tan voltairiano y, de rebote, tan progresista. Lo que son las mutaciones.”

Etiquetas: , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.