Monedas de oro que se escondían entre el rastrojo

Seguramente le pasa todos los días a los navegantes insomnes de la red. Aparecen rastreando cualquier otra cosa:

“Hacer una chapuza es fácil: se lo digo yo, como especialista en la materia”

(una ciberentrevista – ¿se dice así? – que le hacen los lectores a Enric González, tantas veces veces por aquí, en su periódico, El País)

“Y eso sí que no lo soporto, no puedo ver que mi Presidente del Gobierno es menos listo que yo.”

(Eliah, una comentarista en casa de la Sra. Sánchez)

Etiquetas: ,

2 Respuestas a „Monedas de oro que se escondían entre el rastrojo“

  1. Eliahh Dice:

    Madre mía, no pensé que le fuera a calar tan hondo mi comentario…De hecho ya me sentí así cuando vi el debate, pero no lo dije en ningún blog ;PEn fin, un saludo.Elia

  2. Gonzalo Martín Dice:

    Hondo, hondo… no sé, pero tiene profundidad la cosa.