Periodismo insólito (descontrolados)

Encima de mis ojos se creó una curvatura que todo novelista que se precie describiría como levantó las cejas, acto que siempre va seguido o anticipado de un momento de asombro. Figúrense: dice el diario, con sus comillas puestas, que los controladores de vuelo declararían ufanos que son “el único colectivo que puede derrotar un gobierno” y, claro, si se tienen ciertos años uno casi se alegra: antes estas cosas eran patrimonio exclusivo de los militares, a quienes este texto no deja ninguna opción. Esto es civilización, oigan, sólo nos va llamar el lechero por la noche y ya no hay lecheros.

La explicación posible de que esta contundente aseveración no genere un violento editorial puede estar en el mismo acceso a la noticia. El efectivo texto de la llamada de primera página no existe en el titular de la sección, ni tampoco se encuentran las comillas en nada, nada, de lo que escribe la reportera asignada al misterioso caso de cómo unos pocos secuestran a tantos para subir sus sueldos. Sólo dice: “son los únicos trabajadores de un aeropuerto capaces de poner al Gobierno en la picota ante la opinión pública con el cierre de cualquier aeródromo de la red”. Cambia un poco, ¿eh?.

Mi gozo en un pozo, sigue existiendo la posibilidad teórica de que un general se subleve. Pero luego vendrá Juan Luis y dirá que no se puede dejar la opinión pública en manos de los bloggers y de internet. Qué gente tan informal, de verdad.

Etiquetas: , , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.