Volumen Brutal

El conjunto de la reflexión tiene un corolario perfecto: “Nosotros, la vieja industria, seguimos entretenidos subiendo los decibelios”. Nada he visto mejor que explique el absurdo, el deterioro, el sinsentido, la pérdida del vínculo con la realidad, el atraso, la ausencia de interés real a la que ha llegado eso que llamábamos prensa y telediarios, que eran solemnes e importantes. Gritan para ver si les tomamos en serio: en forma de taza el domingo, una película de culto o de pamplina y llamando noticias a su propia propaganda.

Etiquetas: , ,

Los Comentarios han sido desactivados.