Cazadores

Vamos a aprender un montón de monterías. De su vida social (quién va, qué hay que ponerse), de la técnica (cómo portar el arma y, en general, cómo tratar con las armas), de estrategia (perros, posiciones y cosas por el estilo), amén de chascarrillos (no en vano de cornamentas hablamos). Berlanga sigue vivo, no sólo de espíritu, sino que debe seguir contemplando este patio de vecinas en su avanzada edad relajado al comprobar que hay tradiciones que no cambian. Constructores al asalto de ayuntamientos, cacerías, no es que Francisco lo dejara todo bien atado. Es que las tradiciones son asín.

Etiquetas: , , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.