Biquinis urbanos

El periódico tiene una sección de esas de relleno: “la frase”. Se supone que debe haber una frase periódica que merece ser destacada, lo que inmediatamente lleva a pensar si no será una ocurrencia. O una sentencia. La frase es “El Ayuntamiento de Barcelona no prohibirá pasear por las calles en biquini” y un filósofo famoso se apresura a argumentar su rechazo con una anécdota sobre la pacatería histórica, pero admirado de la conciencia cívica barcelonesa y su capacidad para preguntárselo. Me choca: la pregunta verdaderamente trascendente es si puede el ayuntamiento de Barcelona prohibir tal cosa. Un poder entendido como categoría ética, es decir, si es algo en lo que pueda permitirse que un alcalde – una alcaldesa – meta su nariz.

Etiquetas: , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.