Generacion decepcionada

Vestidos rasgados en gritones, periodistas y otras plañideras. Call it Generation Disappointment, dice Time, y lo repiten casi entre lágrimas, el fin del mundo está servido. Esperanzas rotas. Los cuarentones se supone que no podemos estar decepcionados, quizá las decepciones ya son otras. Pero tenemos memoria y entre vino y vino (oh, la, lá qué frivolidad, qué insensibilidad) recordamos la decepción perdida de 1989 y 1993. Sólo llevamos un año de esta oleada, pero parece que perdieron la vida porque son jóvenes y sin trabajo. Toda la vida por delante. Toda la vida para tener esperanza. No hay mal que cien años dure. Al oeste, siempre al oeste. Haz como el junco. Be water, my friend.

Etiquetas: , , , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.