Queridas

“Tienes que aprender a matar a tus queridas”, me dijo el guionista invocando al gurú de los guionistas. Hay textos, diálogos, escenas que no funcionan pero que amas y a los que buscas la forma de preservar por encima de todo. Pero son peores las querencias: palabras que te aparecen insistentemente como una muleta, que lo afean todo pero no te escapas y terminan poblando todos tus escritos casi en cada párrafo. Hay dos a las que ya tengo manía: cosas y siempre.

Etiquetas: , , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.