Apuntes para la formación del perfecto objetor fiscal (IV)

La palabra es conmovedor: “El motivo político es más que claro. Los representantes de los ciudadanos consideran que no es el momento económico para este tipo de gastos.” Volviendo a leer: el motivo es político, no racional, de sentido común, de pura eficacia o de puro respeto al bolsillo del que paga. Este año, en el Congreso se quedan sin cesta de Navidad y los representantes de los trabajadores, sensibles ellos, han creído eso, que el motivo es político, no que paletilla y espárragos pagados por los demás sea algo que ni siquiera deba ser contemplado. Es porque se trata de mi dinero, más que nada. Al ser político, cuando el momento económico sea el adecuado, volverán a tener cesta. Al revés que los impuestos subidos, que no regresarán al sitio anterior. La duda es si es porque no es político o, precisamente, porque lo es.

Etiquetas: , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.