En busca de John Ford reencarnado en un desayuno con Elia Kazan


Yo
: …el traidor tiene muchas pelis brillantes… la reflexión interesante es que, a pesar de la abundancia de medios, pareciera como si los clásicos estuvieran enterrados. En el mundo de la escasez analógica teníamos esas cosas de los “ciclos” y te empapabas de ideas y sensaciones a lo bestia en cuatro días. Ahora supongo que hago lo mismo, pero como que la sorpresa ha desaparecido: es que esto de tener las cosas en la punta de los dedos cómo que lo vuelve todo demasiado fácil…

Él: …me pasa lo mismo, no sé si es por la superabundancia que lo que antes parecía especial ahora no sea nada del otro mundo o, simplemente, que me estoy haciendo viejo. Haría falta un experimento controlado: volver a tener 20 años y, en vez de con sólo el primer canal y el UHF, sin internet, con vinilos y con libros en papel; en vez de eso, digo, con Digital + y un buen ADSL. ¿Dónde hay que firmar?…

Yo: …si me imagino a un retorno al UHF y al vinilo, en realidad, se me quita el romanticismo y creo que es un mundo terrorífico, como si me dijeran que hay que volver al tren de vapor, a vivir en cabaña o sin luz eléctrica. Nadie ha hecho La Diligencia de la era digital: el caballo contra el tren, un mundo que muere, otro que surge. Quizá el protagonista tuviera que ser Juan Luis Cebrián.

Etiquetas: , , , , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.