Antídoto contra la euforia financiera. Y para la sombra económica.

Tomo las monedas que tengo en el bolsillo. Sobre la mesa, les doy la vuelta una por una: las que tienen un escudo alemán, las guardo en una huchita. Las que no lo tienen, serán el menudo para el pan de la semana.

Etiquetas: , ,

Los Comentarios han sido desactivados.