"Bajo el ojo atento del Estado"

En La Habana del 2000 eran frecuentes las pintadas advirtiendo de que en Cuba ni había ni habría una transición. La pregunta insidiosa sería ¿a qué?. En el 2010 la cosa se torna grosera

Las autoridades se meten en jardines de vocabulario increíbles para autorizar actividades hasta hace nada consideradas la oreja peluda del capitalismo, como la figura del intermediario en el campo. Se llamarán “vendedores de producciones agrícolas en puntos de venta o quiscos en carreteras y autopistas”

Etiquetas: ,

2 Respuestas a „"Bajo el ojo atento del Estado"“

  1. Gonzalo Martín Dice:

    Pero… ¿y los llorones del bloqueo? La cuestión es que dejar que la gente cobre por ser jardinero se puede hacer con bloqueo o sin bloqueo. Y la diferencia debe ser buena, porque van y lo hacen… No, si siempre es la cara que se te queda.

  2. La risa congelada | Criticidades Dice:

    […] No iba a haber transición. Pero el tiempo es terrible: “¿Están en lucha contra el tiempo?” / “Total y absoluta. Contra su propio tiempo”. Los hermanos pasan de los ochenta años y ahora dice el anciano número dos que hay que rectificar. Mangas verdes. Risa floja. Yo sólo recuerdo a aquella muchacha que logró salir y se sentó en el sofá de casa y dijo muy seria a todos los presentes que ella lo único que quería era poder ganarse la vida para comprar un sofá como el mío. Sólo recuerdo a Niurka que dejó morir una madre en España para tener que regresar y volver a pensar qué se comerá mañana. Al vecino que llegó a Miami destruyendo un pasaporte italiano falso en el avión. Al dentista que robó de las compras de material para abrir en Madrid su propia consulta. A la niñita que llamó a la puerta con huevos robados. A los susurros para hacer chistes del CDR. E imagino la cara que pondrían Reinaldo Arenas, Cabrera Infante, Carlos Franqui y hasta Lezama. […]