Privatización encubierta

En tiempos de paz, sea transporte, sanidad o televisión, el sindicalista reclama que sea servicio público. En tiempo de guerra, el sindicato reclama – decide – que no pueden ser usados públicamente y deben someterse a su interés privado, que no se utilicen para que no se trabaje. Diga lo que diga el público. 

Etiquetas: ,

Los Comentarios han sido desactivados.