La verdad se vota

El habitual presentador deportivo llama la atención al final del partido sobre las votaciones que la audiencia, en su poder soberano, ha realizado acerca de una pregunta sin matices: ¿fue penalty lo que le hicieron a Cristiano Ronaldo?

Más o menos el cincuenta y tantos por ciento de los internautas votantes – eran internautas – decían que sí, que la caída de Cristiano Ronaldo era penalty. El presentador deportivo informa taxativamente que, en consecuencia, sí fue penalty. Seguidamente, se muestran los resultados de una nueva pregunta sin matices: ¿fue penalty lo que le hicieron a la estrella italiana rival? La audiencia indica por un poco más del cuarenta y tantos por ciento que sí era objeto de pena máxima la caída del jugador visitante. Por contra, el cincuenta y tantos por ciento restante no estaba de acuerdo con que lo fuera. El presentador deportivo sanciona: el árbitro ha acertado, no fue penalty.

En manos de gente como esta pone el estado su proclama de independencia informativa, pluralidad y todas esas cosas que prometen un mundo ideal, siempre bajo su tutela claro está, y sin que un mínimo de decencia sociológica o científica arruine el confort y la respetabilidad de tener un micrófono que llega, se quiera o no, a diecisiete millones de hogares. Por no tener rubor, no tiene ni el rubor de asumir que los preguntados tienen un interés partidario porque, lo otro, el que alguien de una vez demuestre en público que se ha leído el reglamento y diga de una vez por todas qué carajo es un penalty, eso ya ni siquiera entra en una dimensión discutible. Para qué, se vota.

Etiquetas: , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.