En los albores de la ley seca

Perseguir internautas con usos indebidos en la noble y cultivada Francia (¡qué pueden decir Javier Marías, Fernando Savater y Arcadi Espada! Francia, faro, luz de la razón, de la libertad, la igualdad y fraternidad, el país de Apostrophes… ¡es el fin de Occidente!) ya va a costar seiscientos cincuenta mil euros anuales sólo en sellos de correos y únicamente, atención, por el segundo envío. La escala se complementa con otros cuatrocientos cincuenta mil para el sistema informático. ¿Será de Microsoft? Juanjo, hazme alguna pesquisa y hacemos un chascarrillo si me dejas. Se inicia una nueva escala de persecución de los hábitos de consumo de la población. Drogas y descargas, todos delincuentes. Pronto, policía especializada y zar anticopias.

Etiquetas: , , ,

2 Respuestas a „En los albores de la ley seca“

  1. Juanjo Carmena Dice:

    Oiga, que por ese nombre no me figura nada… ¿no tiene más datos?

    😀

  2. Gonzalo Martín Dice:

    Pues eso de Hadopi, alta autoridad de no se qué 😀