Relatos míticos que todavía vivieron los ancianos

Los héroes del veintitrés de febrero o no importan nada o te preguntas si su heroicidad pasada sirve para sostener su absurdo presente. Es todo tan aburrido que no sé qué hago aquí diciendo nada.

(si se han puesto a repartir medallas, es que lo único que queda es propaganda. otro tiempo, otro país, otra gente, otros yoes: han reducido su constitución a papel mojado y tienen que ver cómo recuperan la dignidad del invento)

Los Comentarios han sido desactivados.