¿Es el guarda que avisa del canto del cisne o un cisne cantando?

Un (brillante) descriptor del ridículo (en otras palabras: la resignación ante la consagración formal de otra rama de la industria del entretenimiento visto entre bambalinas):

Al grano. ¿Dónde hemos estado los periodistas todo este tiempo? Pues… comiendo y bebiendo con el establishment –singularmente con los políticos–, siguiendo su agenda acríticamente, frivoleando sin sustancia (jejé-jujú) sobre la vida pública y la privada o tomando partido de contrabando.

Los Comentarios han sido desactivados.