Pensamientos generalmente perversos

En toda la trifulca de la Sgae suelen introducirse declaraciones de los compungidos socios sobre la respetabilidad, seriedad y claridad de las cuentas de la ya centenaria entidad. Aspecto éste – el de la edad – que aparece como un elemento de presunta credibilidad. Alegan para el caso la cantidad de auditorías que han sido presentadas, supongo yo que sin mácula. La maldad me viene, y esto es prepotente, injusto por supuesto, malpensado y malencarado, porque no me imagino a los socios artistas capaces de leerse una auditoría y saber lo que leen. La experiencia de explicarle a más de uno lo que es el IVA, no invita al optimismo. No se asusten, eso le pasa a cualquiera. A mí también me la cuelan. Y se la han colado a tantos. Así que pensar que auditorías de todo tipo te hacen respetable se me hace intelectualmente poco consistente. Aunque por supuesto es todo muy legal. Tribunales tiene la jurisdicción pertinente para que todo termine perfectamente confuso. No espero otra cosa.

Los Comentarios han sido desactivados.