Comer bucaneros no es una buena dieta

Es en general un fenómeno reducido el de las personas que distinguen entre las ideas, proclamas y pensamientos con fundamento o sin él de los artistas y su talento. Igualmente cuesta si son mandamases o mandomenos de la SGAE. Ocurre por igual si son maleducados y comen con la boca abierta, que reduce la adoración a su sensibilidad como artistas. Aleix, sí. Es decir, que me sigue conmoviendo Jaume Sisa aunque tenga opiniones, que las tiene que tener.

Pero no es eso lo que me importaba de la cuestión. En el fondo, lo que más me interesa es una constatación: cuando presenta al Partido Pirata y señala que no se sabe lo que desean. Tan de acuerdo. I tant, en catalán. Y no es moco de pavo, porque alimentar sueños húmedos de periodistas y eventeros al convocar a un pirata de la pata de palo tiene un riesgo: que se piensen que esos son, eso es, la piratería. Nombre desdichado, por  mucho que la MPAA diga que se ve como románticamente positivo, cuando yo siempre he pensado que Long John Silver era malo malísimo.

La confusión bucanera es una enfermedad extendida, desde Túnez hasta Carpetovetonia.

Los Comentarios han sido desactivados.