Sandeces que uno piensa en el devenir de la mañana (xxvii)

¿Por qué al escuchar de nuevo a los Sex Pistols – una simple casualidad – he vuelto a sentir la misma energía que hace 30 años? O más.

4 Respuestas a „Sandeces que uno piensa en el devenir de la mañana (xxvii)“

  1. Jose Alcántara Dice:

    ¡Dios salve al conselleiro! Aunque ahora que lo pienso… la original no decía eso, ni tampoco era así.

    PD. Los Sex Pistols (los que quedan) deben estar retorciéndose de ver cómo la reina les va a sobrevivir a todos sin excepción xDDDD (como comenta alguien en la pagina del vídeo)

  2. Gonzalo Martín Dice:

    Indeed!

  3. Gonzalo Martín Dice:

    Dios, me acabas de derrotar: ver a Poch… qué artista se perdió cuando falleció: Branquias bajo el agua me sigue pareciendo magnética. En realidad, él hizo Dios Salve al Lehendakari, y me temo que toda la movida junta reunida se descojonó en grande haciendo esa versión. En los ochenta tenías un grupo o un fanzine, luego todo el mundo hacía cortometrajes y supongo que en los 2000 fueron los blogs. Y los blogs…. pues como la movida… grupo iniciático de locos que quisieron cambiar el mundo para después ganarse la vida con ello cuando la sociedad buscó quien hiciera algo que era “tendencia” para después olvidarse de por qué se divertían con esa “movida”. Como los blogs. ¡Fuera melancolías! En serio, me estoy volviendo cebolleta.

  4. Jose Alcántara Dice:

    ¡No conocía esta maravilla!

    Sí, cuando en los 70 los expresidiarios salían de la cárcel con un pantalón fuera de talla y sin cinturón (y por tanto, colgando de las caderas) no esperaban que las bandas de gangs iban a adoptar su vestimenta, aunque nunca hubieran dormido a la sombra, ni mucho menos que de ahí pasaría en los 90 a ser lo más in en entornos de subcultura urbana como el metal… que no es sino el preámbulo a que Levi’s te saque unos vaqueros con los bolsillos a medio muslo.

    Alguien pensó (o pensamos, en su día, que yo también fui joven una vez) que iba a mandar un mensaje al mundo con esos pantalones, y la sociedad lo convierte en una performance 🙂