La muerte no sienta bien

“Le colocamos la soga alrededor del cuello. A continuación apreté el botón que abrió la trampilla. Durante un año tuve pesadillas. Aún las tengo de vez en cuando”

El verdugo de Eichmann.

Los Comentarios han sido desactivados.