Un poquito en contra de las patentes, pero no del todo (una de Apple/Samsung)

Como sucede con Larry Lessig, la revisión de patentes y propiedad intelectual que The Economist siempre pone encima de la mesa, tiene un punto de extraño amagar y no dar. Les lees, y la descripción de los males de la propiedad intelectual son tan evidentes y rotundos que no terminas de entender por qué, al final, le perdonan la vida. Es decir: es como si el plano teórico fuera rotundo, pero pasar a la acción o sugerir que hay que dar un paso y otro paso hasta la victoria final, tuviera el mismo final marxistizante que casi sugiere el tono de mi descripción. Y eso suena mal. No descarto, claro, el sano e imprescindible escepticismo a que las cosas no sean así y la complejidad del asunto requiera más espacio y complejidad de reflexiones. Pero ambos lo tienen, sin embargo.

La cita de hoy sobre el affaire Apple/Samsung, no deja lugar a dudas:

To be sure, some of these things were terrific improvements over what existed before the iPhone’s arrival, but to award a monopoly right to finger gestures and rounded rectangles is to stretch the definition of “novel” and “non-obvious” to breaking-point.

El resto de las descripciones están a la altura, y no esconden un cierto desprecio interior ante esta excepción temporal que es la patente. Pero después pide reformas y reformas, menos patentes y menos jueces. Es poco sensible pedir el tiro en la nuca, claro. Son tan finos – y acertados – que explican que incluso la cosa va por el propio bien de Apple.

7 Respuestas a „Un poquito en contra de las patentes, pero no del todo (una de Apple/Samsung)“

  1. Michel Godin Dice:

    Bueno, pero es que es… complejo. Extremadamente complejo.

    Otra conversación que tuve hoy. Vos sabés que como tantos, no estoy a favor de la fiebre de patentes, ni de PI. Pero hay algunas cosas que todavía me hacen dudar. Por ejemplo hoy alguien me decía, “son inomrales, son injustas, etc etc., pero, sin embargo: con estas patentes ‘monstruosas’ que tenemos y todo, ¿alguien puede decir que el ritmo de la innovación sea ‘lento’? Que efectivamente sin patentes se iría mucho más rapido” Y agrega como de costado: “hay quien se queja de hecho, de que todo va demasiado rapido”

    Sobre todo el primer argumento es que me genera las dudas.

    Entonces, dos puntas que luego no muy lejos en el análisis convergen, pero vamos por partes:

    Las patentes son malas porque:

    1 – Enlentecen la innovación?
    2 – Porque ponen palos en la rueda de la competencia?

    Es claro que innovación y competencia van de la mano, pero a los efectos de intentar facilitar el analisis y ordenar argumentos.
    El caso particular nos habla ( a mi entender) más de frenos a la competencia, que de frenos a la innovación. Claro, si frenamos la competencia, luego, frenamos la innovación.

    Pero sigo con lo mismo, tal vez sea más útil atacar el problema primero por el lado de la competencia, más que por el angulo de la innovación en si.

    En fin, no se si fui claro. Probablemente no, pero es que el tema es en verdad Muy complejo, y como tal debemos abordarlo.

  2. Gonzalo Martín Dice:

    Yo es que para mi es todo más simple. ¿Hace falta crear monopolios para generar innovación? Vemos que no. Entonces simplemente es innecesario crear monopolios, que son malos por definición. Todo lo demás… es casi superfluo. La complejidad reside para mi en que, desde el punto de vista puramente político (es decir, modificar leyes) no se parte de cero: hay inversiones legítimas realizadas en un marco basado en la explotación de un derecho que la ley concede y que, en su venta a terceros por ejemplo, se ha valorado a precios de monopolio, es decir, con rentas superiores a las que daría su difusión libre. Y ahí se crea un prejucio. En segundo lugar, es legítimo ir “caso por caso”. De nuevo, ¿es cierto o no que las farmacéuticas las necesitan? Controvertido. Por tanto, un programa socialmente aceptable para terminar con las patentes debe pasar primero, seguramente, por aceptar primero su reducción temporal progrsiva: que las nuevas patentes ya tengan menos años de duración, que lo pantentable se restrinja muchísimo más. Yo creo que el sistema actual puede llegar al colapso: al patentar cada memez como medio competitivo (esa es la esencia del artículo completo) se llega a una pesadilla donde todo quedará bloqueado.

  3. Michel Godin Dice:

    “¿Hace falta crear monopolios para generar innovación?”
    Esto es lo que en algunos casos me sigue generando algunas dudas. El caso de Apple por ejemplo, paracería ser justo el que NO necesita de patentes, quiero decir, la empresa de la manzana ha obtenido beneficios estratosféricos por toda la gama de Iphon y Ipad. Ahora, recién ahora, Samsung logra un producto que copia algunas cosas de ellos, momento en el cual, que me disculpen pero no hay quien pueda defender que Apple no ha rentabilizado sus inversiones en RD.

    Por otra parte, en los desarrollos de largo aliento con innovaciones de verdad no memeces como los iconos redondeados, que aunque inmorales pueden ser los casos de las farmacéuticas que traes. Pues ahí sí que me generan dudas.

    Respecto al resto del comentario suscribo 100% cada una de las lineas. De acuerdo con en todo caso una reducción gradual, con la sensación de pesadilla de que llegue un día en el que nos patenten el cafe con leche. Vamos, que la India tuvo que patentar ‘en modo defensivo’ posiciones (o metodos de enseñanza y que se yo) de yoga…

    Como disgresión:
    Recién pensaba como defenderían la innovación las empresas si no existiesen patentes. Claro, innovando aún más es una respuesta, ya “lógica de la abundancia” de Juan Urrutia. Sin embargo también tuve una disgresión ciberpunk y recordé los mundos de Gibson con el espionaje industrial a tope, las ‘extracciones’ y ‘deserciones’ de científicos de las grandes corporaciones. En particular Count Zero me vino a la memoria.
    Y bueno, todo ese panorama en el que el Estado no existe prácticamente.

    En fin, creo que hoy me levanté un poco oscuro… jo

  4. Gonzalo Martín Dice:

    Hay investigación sobre el tema farmacéutico y también está cuestionado. Ahora tendría que hacer minería de enlaces, pero hay bastantes abusos con la cuestión. Aparte de que volvemos a lo mismo: ¿por qué pueden aprovecharse de la ciencia básica y patentar su evolución? Por no hablar de que el ácido acetil salicílico lleva sin patente desde las reparaciones de guerra de la primera guerra mundial y Bayer sigue siendo su principal comercializador: se llama aspirina.

  5. Michel Godin Dice:

    “¿por qué pueden aprovecharse de la ciencia básica y patentar su evolución?” Bueno, ahí tenés un punto indiscutible. No hay nada que les justifique apropiarse de algo tan básico como “las leyes naturales” Que es en definitiva de donde salen las formulas farmacéuticas. En ese punto estoy irreductiblemente de acuerdo.

  6. Gonzalo Martín Dice:

    Mira, este artículo de FT que refería Urrutia el otro día repasa el estado del derecho de patentes americano. Salva a las farmacéuticas no por la investigación, sino por los ensayos clínicos: son tan costosos – además tendrían característica de bien no rival – que deben tener un tiempo de monopolio para ser recuperados. Seguramente, analizada en profundidad la cuestión, debe poder haber métodos para que el ensayo clínico no tenga que depender de un único inversor. Fijémonos que la patente farmacéutica tiene unas consecuencias éticas importantes: incrementa a precios exorbitantes lo que cuesta muy poco producir afectado a vidas humanas. El caso del VIH es palmario. Luego merece la pena encontrar un mecanismo más eficiente, sea reformando el actual o pensando de otra forma. Y no, no pienso necesariamente en el estado.

  7. AskPatents y las patentes obvias Dice:

    […] transformadora porque justamente nadie la pantentó: Internet Mientras yo, pero también otros, muchos otros, pensamos […]