Vidas paralelas (lxxviii)

Pringado en el pufo de las preferentes.

Los Comentarios han sido desactivados.