Vidas Paralelas (lxxvii)

Al fin, puedo ser un super héroe. Y Fanego, no.

Los Comentarios han sido desactivados.