Reencontrando los significados del progreso

En una nueva mutación sobre lo que hoy es ser conservador y lo tenido como conservador trastocado en revolucionario, Valls:

…la izquierda debe ser “pragmática, reformista y republicana”, como ha señalado en L’Obs, nombre que estrenó este jueves el histórico Nouvelle Observateur. Preguntado si no debe ser también “socialista”, responde: “Repito: pragmática, reformista y republicana”. Junto a esa resistencia al término socialista, el dirigente socialista no descarta incluso cambiar de nombre al partido. “¿Por qué no?”.

Tras reiterar que “la izquierda puede morir si no se reinventa”, el primer ministro insiste en que su planteamiento es más pragmático que ideológico “porque la ideología nos ha llevado a desastres”. “La izquierda que renuncia a reformar, que elige soluciones del pasado antes que resolver los problemas del presente es una izquierda que se equivoca de combate”, argumenta. “Cuando la izquierda se enreda en el pasado, en los tótems, deja de ser fiel al ideal del progreso y, por tanto, a ella misma”

P.D.: horas después, los socialistas españoles responden: “Este partido no se reconoce en las apelaciones a terminar con “tótems pasados”. O sea, conservador. Pero con otro nombre.

Los Comentarios han sido desactivados.