Es decir: censura

He acudido a la RAE, por aquello de que en España todo el mundo espera que haya definiciones únicas y sagradas (que, cuando no me gustan, por supuesto deben borrarse para ser lo que deben ser y no lo que son) y leo las acepciones de censura.

Me quedo con “Intervención que ejerce el censor gubernativo.” Todas las demás son juicios de valor sobre algo: te recrimino por esto y por eso, te censuro. Hoy un periodista indignado – eso sí, de tono profesional – califica el hecho de que Gregorio Morán viera el rechazo de su editor como censura.

Y no lo es. Censura no es conflicto de opinión. Censura no es ejercer el derecho de editor – de lo que sea – a publicar lo que me da la gana con mi riesgo e inversión, censura ni siquiera es incumplir un contrato salvo que retire por obligación o presión de un poder superior un texto e impida su difusión.

Pero a Gregorio Morán le publica otra editorial. Planeta no persigue la edición. Ningún juez la secuestra. Incluso podría haberlo colgado en la red él mismo (me da que no tiene la pasta para eso, y esto no es crítica, sólo una percepción). Los periodistas confunden la aplicación de reglas editoriales que ellos mismos ejercen en sus medios con la censura.

Y va siendo hora de que aprendan que el mundo de internet es abierto: si Morán quiere, nunca podría ser censurado. Basta con colgarlo.

Los Comentarios han sido desactivados.