Dicen que a la guerra se va con lo puesto

Y también quiero recordar que nadie te obliga a ir a cubrir una guerra

A pesar de ello, el diario dedica los cuatro párrafos anteriores, los sumarios y el titular a demostrar que el de corresponsal de guerra es un trabajo precario. No sólo a nadie le obligan, sino que las cantidades en las que se endeudan estas personas que ejercen su profesión como quieren las asumen sin coacción alguna. De nuevo, narrativas de periodistas sobre periodistas, porque ellos son, en realidad, la única noticia: hablar de lo que queremos hablar, esa mágica expresión de autosuficiencia llamada contar historias.

2 Respuestas a „Dicen que a la guerra se va con lo puesto“

  1. Jose Alcántara Dice:

    Para colmo, seguro que al final habrá que enviar a alguien a salvar el culo del periodista que se fue allí porque le pitó irse.

    Alguien tendrá que ir a jugarse la vida por el periodista que se vue allí voluntariamente, y lo pagaremos entre todos (porque será delegación pública la que acuda, al tiempo). Y si no se va, pues será que el estado no te defiende y se afeará el gesto…

  2. Gonzalo Martín Dice:

    A mi me encanta cuando te dicen “en Inglaterra” – aquí los respetables diarios que no contratan reportajes de tipos a los que no les da para ir con chaleco antibalas, joder cómo se iba a la guerra antes – o “en Francia” y te ponen el salario mínimo francés. Bien, comparar tiene su valor, pero alguien dice que son odiosas y cabe preguntarse que con lo fácil que es para un gobierno subir el salario mínimo para ganar votos ¿por qué no lo hacen?.