Diálogo de besugos

El ejercicio es como sigue: mirar las portadas de los periódicos de Madrid y los de Barcelona. Después consultar la difusión y audiencia que se dice que tienen cada uno en cada uno de esos dos sitios. Será fácil comprender que las grandes argumentaciones de los unos no son leídas por los otros. Y uno piensa en la felicidad interior que siente cada director, redactor u opinador cada vez que termina su respectivo corte de mangas intelectual para convencer a esos otros que no están. Qué decir de lo que no son argumentos.

Los Comentarios han sido desactivados.