Artículos de la Categoría: ‘Cajón de Sastre’

Revoluciones pendientes de calificativos precisos

Domingo, 28 septiembre 2014

—¿Por qué no era una revolución la primavera árabe?

—Porque una revolución debe tener un discurso, y no lo había: los opositores jamás hablaron de laicidad, de liberación de la mujer, de cambiar la ley coránica. ¿Qué revolución es esa? Solo querían cambiar de régimen, y cambiar de régimen no sirve de nada cuando permanece la misma mentalidad.

¿Era primavera entonces? La otra pregunta es en qué lugar quedan Twitter y Facebook en este marco de orgía liberadora como agentes presuntamente liberadores. Por cierto: el tipo de discurso que se enlaza es muy compartible, pero no deja de poder evitar contener un punto soberbio e intelectualmente arriesgado:

Stendhal decía que si una persona quiere ser miembro destacado de una gran sociedad debe aprender el arte de hacer concesiones a la voluntad general, aunque esta se encuentre equivocada. Si no lo hace así, esa persona no será nada, ni logrará nada, y no merecerá más apelativo que el de “hijo extraviado”. Yo, personalmente, prefiero ser un “hijo extraviado” antes que apoyar la voluntad general equivocada.

¿Y la equivocación la decido yo? Eso sí, existe una diferencia entre no apoyar y extirpar la voluntad general equivocada. Por cierto, todo esto sirve para recordar cómo el llamado 15-M padecía exactamente la misma enfermedad.

Maldito parné

Domingo, 28 septiembre 2014

“los usuarios de BlaBlaCar no buscan el lucro, sino que comparten gastos”

Por supuesto, es una forma de decir que si lo que pretendes es vivir de ello está fatal  – Uber – pero si sólo prentendes ahorrar costes es la forma de que un pobre viva mejor. Alguien no se leyó la definición de lucro: “Ganancia o provecho que se saca de algo”.

La relatividad del tiempo político

Sábado, 30 agosto 2014

A mi hija le oí la frase: “Tenemos toda la vida para ser de derechas”. Ya, pero dos más dos no son seis.

Esto debe ser la versión post-quincemista que decía eso de que quien de joven no era de izquierdas no tenía corazón y quien de mayor no era de derechas no tenía cabeza, ¿no?.

Sobre retratistas de vestiduras rasgadas

Sábado, 9 agosto 2014

The Economist apela a su tradición liberal escocesa (Adam Smith, Hume) para iniciar el relato de su anhelo por la permanencia de Escocia en el seno del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte: el artículo viene a decir que si te quieres ir, ellos mismos no son nadie para impedir que te marches, pero que la decisión no tiene excesiva justificación práctica y que, por encima de todo, creen que estarán mejor juntos y piden a los escoceses, con toda amabilidad y afecto, que decidan lo contrario.

(más…)

Pujol

Domingo, 27 julio 2014

Inevitablemente se me viene a la mente que este es un caso que hace vigente a Margaret Thatcher: “…no hay tal cosa como la sociedad. Hay individuos, hombres y mujeres, y hay familias”.

Canciones de nuestros padres (viii)

Domingo, 20 julio 2014

…atribuirle los males presentes con el propósito de cambiar el pasado es el mejor camino para perder el futuro.

Santos Juliá

Qué injusta es la vida cuando tengo que encontrar la forma de mantenerme: vida de una ex ministra

Domingo, 13 julio 2014

Asimismo, ha defendido que “hay que encontrar la manera en la que la gente pueda vivir profesionalmente de ello”, ya que, de lo contrario, “solamente los ricos, los aficionados o los que tengan un patrocinador podrán dedicarse a producir cultura en Internet y no creo que sea un modelo ideal ni justo”

Por ejemplo, una subvención. Como yo pienso que no es ideal (es decir, no es ideal para mi) son los demás los que deben resolver el problema, que no es otro que mi problema. Así pues, que se lo quiten a los demás de sus bolsillos (impuestos) o que el modelo de negocio lo encuentren otros y me lo sirvan en bandeja porque es injustísimo que yo no pueda vivir de lo que me gusta. Razonamientos de Ángeles González Sinde. Espero ahora que me defina rico, aficionado y patrocinador… Oh, wait, ¿patrocinador no eso que le paga a Alex de la Iglesia para sacar cómicos hablando de una marca de salchichas incluso en internet?.

De verdad, qué injusticia.

(De paso eso de “producir cultura” ¿es como estar ungido por algo celestial que no puede hacer ningún aficionado ni rico?)

(Disclaimer: todo lo dicho proviene de una fuente periodística, que ya sabemos lo que supone, así que puede que el relato sea diferente para bien de la protagonista o, incluso, más terrible)

Gibraltar

Miércoles, 25 junio 2014

Un publicista famoso por su mal caracter pretende dar luz sobre qué es Gibraltar. Que sus planteamientos periodísticos, inquisitivos o dubitativos tuvieran una cierta propensión a demostrar ignorancia o simplificaciones populares sólo debería preocupar a quien le pone dinero para que lo haga: después de todo, el dinero es de ellos y discutir sobre el papel de una licencia de televisión y sus argumentaciones sobre el bien común, la libertad de expresión y su imprescindible rol para el pluralismo bla, bla, bla, es cosa que nos queda a los demás.

(más…)

Americans become latins

Viernes, 2 mayo 2014

¿Por qué Pollito de California se parece tanto a Nick Nolte? Un misterio sin respuesta. Pero el tipo se merece tener la película de su vida: ya existe la versión mariachi del gringo latinizado: (más…)

Canciones de nuestros padres (vii)

Jueves, 1 mayo 2014

Ahora que Josu Jon Imaz vuelve a la luz, parece pertinente que el orbe que rodea a Mas-Rajoy-Junqueras-Rubalcaba releyera su despedida de la política: “Conceptos como estado-nación, soberanía o independencia adquieren hoy tintes necesariamente diferentes de lo que en el pasado representaban”. La lección es doble y seguramente tenebrosa, porque reflexiones como esa son el argumento para el abandono.

El poder del promedio

Jueves, 17 abril 2014

Soy un tipo normal que hace cosas… divinas

Charlie Seen en Anger Management (la serie, por si tienen curiosidad).

Publicidad desmericidamente trascendente

Sábado, 12 abril 2014

“Reduce sólo los signos de la edad”. ¿Sólo? Probablemente es todo lo que basta. La publicidad puede ser terriblemente filosófica mientras te aturde la razón. Supongamos que te mueres exactamente a la misma edad pero sin los signos de la edad. Todo el mundo firmaría y eso a pesar de que con toda seguridad amanecerían duros tratados pesimistas de lo que constituye desparecer en plenitud. Pero qué más quisiéramos.

Canciones de nuestros padres (vi)

Miércoles, 9 abril 2014

 

ElRotoabril14
El Roto.

Discursos siniestros

Sábado, 5 abril 2014

Hay discursos de aparente lógica: (más…)

La obsolescencia del lujo tal y como lo conocíamos o la (afortunada) banalización del confort

Domingo, 23 febrero 2014

Me miran, cuando digo estas cosas, como una especie de fascista de nuevo cuño que sólo por cierta perplejidad ante el argumento no termina su conversación recibiendo un insulto. Uno suele decir que crisis en apartamentos de la burbuja con agua caliente, calefacción, una piscina comunitaria y una playstation para las tardes de sábado no es una crisis demasiado mala. Es entonces cuando te recuerdan que  hay personas pasándolo muy mal. Sí, cierto y obvio pero, como todo, las posiciones relativas de cada cosa hacen difícil dar con una perspectiva mayor que no se centre en la anécdota nada anecdótica del sufrimiento: un taxista peruano me miraba sonriendo cuando, en esas charlas propias del oficio de conductor de alquiler, hablábamos del reducido tráfico de Madrid (en comparación con la memoria, claro) y su conexión con las vacas flacas. Me sonreía porque por comparación le pregunté si esto que vivía como crisis era una crisis en su país. Oh, no, la maternidad seguía siendo gratuita (vamos, pagada con impuestos) y accesible nada más cruzar la puerta.

(más…)

El pobre en el diván

Domingo, 9 febrero 2014

Y alguno me ha dicho: «Ramiro, conozco gente superrica y la mayoría son unos desgraciados». Son triunfadores fracasados. Han triunfado en sus metas externas, pero están vacíos de sí mismos.

La teoría o realidad del rico que es rico y lo tiene todo pero no encuentra la felicidad, siempre me ha parecido un analgésico contra la envidia o la resignación. Me surgen preguntas como ¿significa que todos los ricos están vacíos por el mero hecho de serlo? ¿que la proporción de ricos no vacíos y frustrados sobre los que no lo son es la misma que tienen los pobres y clases medias? ¿el rico es relativo porque yo soy rico con respecto a un nacido en los slums de Nairobi y no frente a Emilio Botín? ¿debería estar frustrado entonces? ¿quién es pobre?. Clase media con nevera, calefacción, puede que hasta un perro en casa, un utilitario y una consola enchufada al televisor te convierten en esa clase de pobre que cuando acude al gurú espiritual se tranquiliza en su propia frustración y búsqueda de sí mismo concluyendo que el rico es un desgraciado y que él no. Incluso te puedes atrever a no desear la riqueza. Puestos a estar vacío y frustrado, mejor si me pilla siendo rico.

(Sobre mercados espirituales contado por un mercader del espíritu)

Canciones de nuestros padres (v)

Jueves, 23 enero 2014

…una mentalidad marcada por la herencia ética judeocristiana, una mentalidad que descansa en esa idea perversa de que los sufrimientos del pasado dan derecho a obtener una reparación en el futuro. Quien usurpa la representación de los muertos y se permite hablar en nombre de la Causa por la que supuestamente murieron, reclama su derecho a compensación en el futuro. Este dispositivo es extraordinariamente eficaz como mecanismo legitimizador de una opción política sin molestarse en argumentarla: demandarlo sería “ofender a las víctimas”. Es un mecanismo cristiano, sacrificial y absolutamente nefasto.

Juan Aranzadi. Y van...

Cultura de amigotes

Domingo, 19 enero 2014

Si el sistema le dice que lo importante son los contactos, toda la energía se irá ahí y no a generar ideas. España tiene el menor grado de aceptación del capitalismo entre los países de nuestro entorno porque la gente tiene la percepción de que las cosas funcionan a base de chanchullos.

De una entrevista a Luis Garicano: toda la vida me he enfrantado laboralmente con gente a la que se le cae la baba ante la idea de conocer alguien con contactos. Entusiasmados por designar a alguien con contactos como cabecera de todo. Confiar en la solución de la cuenta de resultados a los contactos. Cuánta ignorancia demuestran al no llamarlo red social. El lado opuesto es el del individuo que presume o resulta ser reputado por sus contactos. Casi siempre a la hora de la verdad resulta que tiene el contacto pero el contacto no lo tiene a él. Es decir, que en paralelo al entusiasmo por los contactos surge la industria del sucedáneo, que hace su vida haciendo creer que es producto original y no sustiutivo.

Dice Garicano que “no es una cuestión de cultural, sino de instituciones”. La pregunta es qué fué primero, si el huevo o la gallina. La consulta al antropólogo de guardia debería darnos alguna respuesta sobre si se hace la institución a la medida de la cultura o si la institución la crea. Y cuánto se realimentan entre sí. Añade el catedrático: “Si cambiaran las reglas, los empresarios irían por otro camino. De hecho, las empresas más internacionalizadas ya van por otro camino”. Es decir, que quienes salen de su propia cultura se enfrentan a otra que no premia, en este caso al contacto, y no tienen más remedio que actuar de otro modo. O, bueno, se enfrentan a otra institución que, por supuesto, no sabemos si está hecha por la cultura o creó la cultura. Yo me quedo con que toda cultura tiene tabúes: si ganar con ventaja es tabú o no, debería tener razones prácticas, nos contaría Marvin Harris. Pero no sabemos (¿alguien es tan amable de confirmar?) si tiene razón.

Regresando al espíritu

Sábado, 4 enero 2014

Ghost has been made for love, not for profit

Siempre es estimulante el valor del arte por el arte que ha contenido y parece ser que, de nuevo, adquiere el software libre. Aire.

Arendt en la fuente de Canaletas

Domingo, 22 diciembre 2013

En algún momento de Hannah Arendt, el personaje de ficción le viene a decir a uno de sus interlocutores – cito de memoria – que ella no ama a los pueblos, sólo a sus amigos. Ser judía, plantear una visión diferente de por qué y cómo fue posible que Adolf Eichmann hiciera lo que hizo, le costó ser vista como traidora a un pueblo. Hablar en público o privado en la tesitura corriente de la independencia de Cataluña es como pretender hablar de Belén Esteban sin caer en la estupidez: puntos de partida absurdos con argumentos intelectualmente sonrojantes y el mismo nivel de serenidad intelectual que el propio de la comunicación de masas, la reducción de todo al mínimo común denominador de las entendederas. Tengo argumentos bastantes para que uno y otro bando me llame traidor.