Artículos de la Categoría: ‘Tormenta de ideas de tu propio epitafio’

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (x)

Viernes, 20 Enero 2017

No pude evitar las luces y las sombras.

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (ix)

Sábado, 20 Octubre 2012

es fue un revolucionario: se le ha ocurrido ocurrió decir que 2+2=4. Así, a lo bestia…

David Martínez

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (viii)

Viernes, 6 Enero 2012

Cantadme el La, la, lá cuando vengais.

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (vii)

Domingo, 25 Diciembre 2011

No llegué nunca a nada. Pero dió igual.

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (vi)

Domingo, 4 Septiembre 2011

“Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais: convocar reuniones por fax, escribir a máquina y hacer las copias con papel carbón, pedir una conferencia a una operadora. He visto a los estudiantes hacer cola para entregar tarjetas perforadas en las Puertas del Centro de Cálculo de la Autónoma. Todos esos momentos se perderán… en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (v)

Lunes, 21 Marzo 2011

No me dio tiempo de llegar a ser ciborg. Porfiad.

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (iv)

Viernes, 11 Marzo 2011

Shakespeare tenía razón.

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (iii)

Viernes, 14 Enero 2011

Eximio y preclaro español. Eso quiero yo:

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (ii)

Sábado, 11 Diciembre 2010

¿Se referían a esto cuando decían eso de “siéntate a ver pasar el cadaver de tu enemigo”?
Os espero.

Tormenta de ideas de tu propio epitafio (i)

Martes, 2 Noviembre 2010

Escucho entretenídisimo al famoso showman Andreu Buenafuente. Sí, yo también me río con él. El monólogo de esta noche incluye una serie de chascarrillos sobre cementerios, muertes y las consecuencias de no prever el epitafio de uno. Algo, por supuesto, destinado a proporcionar inmortalidad aunque no sea gloriosa. “No se puede dejar en manos de cualquiera”, concluyen, como no dejarías tu miembro viril en manos de cualquiera. Claro que no. Me pongo a pensar en ello y creo que, a todas luces, me conviene tener una buena lista para elegir. Nunca es tarde para empezar y empezaré hoy:

Dura poco. Ya lo veréis.

Vendrán más.