Arroz sabroso o no sabroso, pero con peaje

Vaya, los científicos suelen ser un montón de aguafiestas:

-Precisamente usted ha dicho que la agricultura ecológica es un capricho de niños ricos.

-Sí, porque no es mejor. Los transgénicos son los alimentos más controlados en todos los aspectos de la producción. Lo que no se entiende es que Europa acabe dando autorización para que entren determinados maíces y sojas transgénicos y sin embargo no se los deje cultivar a sus propios agricultores. Pero, claro, si no lo permitiera, la producción de carne se colapsaría, porque se usan para los piensos.

Hasta ahí todo está muy bien. No sé si es lo que quiero que coma la vaca para que me guste la carne, pero ese es otro asunto. Hay más argumentaciones contra prejuicios: “Meter miedo es fácil, y por otra parte nunca hemos tenido tantos alimentos, tan variados y tan baratos como ahora, y eso genera una especie de prejuicio de «a mí que no me toquen lo que se comía en la época de mi abuelita». Y lo que no se acaba de entender es que sobre todo en Europa (que además contribuyó de una manera muy notable al desarrollo de la tecnología) de repente parece que esto sea un tabú, cuando esa misma tecnología aplicada a la obtención de medicamentos se admite sin ningún problema. La insulina que se inyectan los diabéticos es el producto de ingeniería genética en bacterias”

Bien, excelente. Pero lo que no cuadra es esto otro:

Otra consigna que ha calado es que los vegetales modificados genéticamente son un contubernio de las multinacionales para forrarse.

-Y yo digo que por qué no se meten con las multinacionales de estos aparatitos coge el mp4 con el que se está grabando la entrevista o con el señor Bill Gates, porque es la misma historia. Ellos hacen que los ordenadores se nos queden caducos cada tres años y nadie dice nada de esa planeada obsolescencia.

Es que el truco reside en que si se modifica genéticamente cualquier semilla y es realizado por una de esas multinacionales, pasa como lo que sucede con Bill Gates: que se apropian del conocimiento para crear un monopolio comercial y, efectivamente, forrarse a costa de lo que ha costado mucho tiempo aprender por el esfuerzo de muchos: se impide a los demás comerciar con ello y se obliga a todo agricultor a que consuma necesariamente de una forma, con los precios que le imponen e impidiendo el uso libre de las semillas que hubo siempre. Tan siempre como la afirmación inicial:

Quienes recelan de los cultivos transgénicos olvidan quizá que la agricultura es en su propia esencia modificación de las plantas.

-Probablemente, porque las plantas se han modificado desde siempre. Desde que el hombre se hizo agricultor hace diez mil años, como yo les digo a mis alumnos, se han estado introduciendo genes en las plantas sin percatarse de ello

 

 

 

Etiquetas: ,

3 Respuestas a „Arroz sabroso o no sabroso, pero con peaje“

  1. Joshua Dice:

    Yo no estoy en contra de que haya alimentos transgénicos, siempre y cuando se garantice que: a) se tomen las medidas adecuadas para proteger el ambiente durante su cultivo y b) su consumo no es nocivo.

    Sin embargo tampoco me gustaría que se cultivaran en mi país si está aprobado el uso de patentes, y el contrato de uso exclusivo de las semillas durante una cosecha. También está el problema del uso de herbicidas inespecíficos que no permiten que uno deje de cosechar transgénicos.

    Y creo que tu crítica es muy acertada en el sentido de el verdadero problema es la generación del monopolio que viene detrás. ¿Deberíamos plantearnos el generar una industria de transgénicos libre?

  2. Gonzalo Martín Dice:

    Bueno, lo que dice la experta es precisamente eso: que no tienen riesgo. Y me parece que tiene todo el sentido. El tema grueso es que los transgénicos son una cobertura para arrebatar valor y crear privilegios.

  3. Capullo Dice:

    ¿no tienen riesgo? el maiz se modifica para hacerlo resistente al glifosato, que contamina las aguas y acaba con todas las demas vidas. despues el maiz alimenta a las vacas que inmemorialmente pastaban. aunque los transgenicos acaben con la diversidad de variedades del maiz, abre nuevos caminos a la diversidad de nuevas variedades en otras especies, como el E. Coli.
    Hablar bien de los transgenicos solo es posible desde un discurso economico o desde un enfoque industrial de la agricultura, pero no es correcto decir que los transgenicos son buenos desde la ecologia.
    Ninguna maquina jamas podra hacer una flor.