Bandera negra en el cuarto de estar

Generalmente no hay anarquismo en los «Feeds Anarquistas». El nombre surgió un día que comentaba noticias de éste estilo y un compañero dijo «Tú y tus feeds anarquistas». Yo reí mucho, el nombre me gustó y decidí conservarlo.

Libertas. Curiosamente, no hago más que recibir calificativos usualmente cariñosos de anarquista y utópico, generalmente por personas de inclinaciones estatistas y que, tampoco es extraño, fracasan en su hora de detectar que confiar en el bien general, las buenas intenciones y la protección estatal como camino al paraíso es en sí mismo y, por lo menos, igualmente utópico. Dicho lo cual, creo que la única clasificación política a la que me han dado ganas de apuntarme (si no me gusta llevar marcas en la ropa, figúrense en el cerebro) fue una de Daniel Cohn-Bendit: liberal-libertario. Luego descubrí que era un título despreciativo creado anteriormente para desactivar a “gauchistas convertidos al liberalismo económico”, circunstancia que todavía me hace más gracia y me hace sentir más rebelde. Terminología muy adorada por el gauchismo. Así que Dany, anteriormente el rojo, toma el escupitajo para convertirlo en reivindicación. Y es todo lo lejos a lo que puedo llegar si hay que ponerse una pegatina. Para poder discutir.

Y todo esto sale porque quería decir que me encantaría que los ofendidos llamaran a mis feeds anarquistas. Aún cuando no lo sean. Mucho, poco o, a veces, nada.

Los Comentarios han sido desactivados.