Abrupto despertar a la Filosofía

Incluso Hitler se acostaba pensando que había hecho lo correcto. Buenos días.

Felipe, en el momento en que me llevo la taza a los labios con mi inocente té: ya no puedo dejar de pensar en conflictos éticos y en la administración de justicia.

Etiquetas: , , , ,

Los Comentarios han sido desactivados.