Confusiones airadas de un periodista airado

El conocido ardor del Sr. Arcadi Espada por las consecuencias de lo digital (en este momento, voy a realizar lo que él mismo llama en el artículo que voy a citar una “apropiación indebida”) se hace cada día más sorprendente. Cómo no, hoy realiza un extenso comentario sobre la adquisición por parte del Sr. Bezos del diario The Washington Post y algunas otras propiedades de la empresa editora. El punto sorprendente es el que sigue:

Ahora, y por vez primera, un distribuidor digital se hace con una empresa de noticias. La operación supone una parte pequeña del negocio de Bezos. El Post vale 250 millones de dólares y Amazon 135.000. A partir de ahora será irrelevante si el Post gana o pierde dinero. Es Amazon el que lo ganará o perderá. Puede que la compra del Post repercuta negativamente en la cuenta de resultados. Pero eso es tanto como decir que la fase de extracción da pérdidas en cualquier empresa petrolífera. Al sacar buenas noticias le llamábamos nosotros sacar petróleo. Una costosa operación, desde luego, para la que siempre se han necesitado plataformas.

Yo creo que la compra del Post es una buena noticia para el periodismo. A ver si cunde. Al fin y al cabo, el máximo peligro para este nuevo tipo de propietarios de contenidos es que empiecen a robarse a sí mismos.

Digamos que, para defender el rigor periodístico, algo que hemos de suponer que forma parte de esa especie de superioridad moral que el Sr. Espada se otorga a sí mismo frente a su frecuente discurso sobre lo que debe ser el periodismo, la propiedad intelectual y otras cosas que, como una Numancia eterna enuncia y dice defender, algo falla aquí. Y en el gran análisis que pretende.

No, Amazon no compra nada. Lo compra el Sr. Bezos con sus instrumentos patrimoniales. Amazon, de momento no ganará ni perderá nada. No, Sr. Arcadi, TWP no está en la cuenta de resultados de Amazon, todo lo más que puede haber son acuerdos como cualquier otro proveedor o aliado comercial y cuidándose el Sr. Bezos de defender el mejor uso de los recursos para sus accionistas porque ¿sabe? Amazon es una sociedad cotizada y existen ciertas obligaciones: subvencionar TWP así porque sí, no es algo que entenderían los mercados.  Debe aclararse que TWP también cotiza en bolsa y que los administradores son responsables frente al mercado y sus accionistas de esa otra cuenta de resultados.

Por supuesto, cabe esperar colaboraciones, ideas, acuerdos comerciales, etc. Pero el análisis será otro y menos superficial que éste: no va a enriquecerse Bezos a costa de sus accionistas. Y me juego algo a que no se va a robar nada a sí mismo, eso de las divisiones con pérdidas es muy bonito si te llamas Microsoft. Y seguro que no las desean.

(P.D: lo de la apropiación indebida y subvencionar las divisiones con pérdidas son otros detallitos que pueden leerse en el artículo completo, tómense la molestia)

[ACTUALIZADO: Como bien señala TItus en un comentario más abajo, Bezos no forma parte de la sociedad que sigue cotizando y que conserva otras propiedades vinculadas a TWP y los otros diarios que sí se han vendido y que ahora quedan fuera de los mercados. Como explico en mi respuesta, no invalida la reflexión de fondo sobre la subvención de pérdidas por parte de Amazon]

[ACTUALIZADO II: No está de más leer esta columna de opinión en el propio post titulada Cinco mitos sobre Bezos, en el que deja clara la falsa creencia de que Amazon es la que compra y cómo, a pesar de que Bezos es calmado con la bolsa, sí tiene interés en los beneficios.  Si a ello la añadimos la relectura de la nota en la que el Post anuncia la compra, con la insistencia en que no forma parte esta compra de los otros intereses de Bezos (no puede ser de otra manera), no hay forma de sostener que será Amazon quien pueda sostener el periódico en caso de pérdidas, sólo la fortuna de Bezos y si no pide que otros participen]

Etiquetas: , , ,

6 Respuestas a „Confusiones airadas de un periodista airado“

  1. Gonzalo Martín Dice:

    Pensando un poco más: es interesante como los talibán de la propiedad intelectual (la de los diarios, es todavía más cómica que la de la música) denominan “apropiarse” a lo que hacen los demás gracias a los enlaces. Cuando, en realidad, la “apropiación” consiste en suprimir del dominio público lo que es o debiera ser de dominio público y extenderlo en esa situación hasta la muerte de uno y de toda la generación que vive con él y mucho más.

  2. titus Dice:

    Creo que hay un error en tu descripción. Bezos ha comprado el periódico a TWP. Es decir, se ha desgajado y vendido el periódico del resto de activos de TWP. Bezos no deberá rendir cuentas a TWP ni a ningún accionista de lo que haga con el periódico. TWP por su parte continuará administrando el resto de sus activos. En consecuencia, cabe la posibilidad que Bezos contemple posicionar al periódico en el ecosistema de Amazon y no busque un rendimiento empresarial independiente por su nueva adquisición.

  3. AlGore Dice:

    ¿Talibanes de la propiedad intelectual? ¿Y ustedes no serían talibanes del “derecho a robar”?

  4. Gonzalo Martín Dice:

    @titus, efectivamente, compra algunas propiedades editoriales que se desgajan de la sociedad cotizada. Lo corrijo. No altera el sentido de la cuestión: la nota de adquisición aclara que Amazon no tiene nada que ver en la compra. Y, por mucho que Bezos sea el único propietario y busque sinergias con su compañía que sí sigue estando cotizada, puede permitirse perder dinero él (que no creo que sea algo que le complazca en absoluto, pues el dinero habrá de salir de algún sitio), pero en ningún caso puede permitirse presentarse ante los accionistas de Amazon subvencionando a TWP. Esta es la esencia.

  5. Gonzalo Martín Dice:

    @Algore: Deduzco que las comillas de “derecho a robar” sugieren que no se dice explícitamente que se robe. En el contexto, hubiera entendido las comillas en “talibán”, una adjetivación literaria que pretende describir que existen personas – como el Sr. Espada – que hacen de los conceptos sobre derecho de autor y patentes un elemento inamovible e indiscutible desde el punto de vista filosófico y político. Así que si se conocieran en profundidad los análisis con opinión contraria a las leyes de propiedad intelectual vigentes (descritas aquí en sentido anglosajón, copyright y patentes, entendidos como monopolios sobre las ideas), se aceptaría que es muy cuestionable desde su propia justificación – el estímulo a la creación y la innovación. Más aún la complicación, extensión en el tiempo y en los usos, que se ha realizado durante los dos últimos dos siglos y algo. Si nos ponemos literarios, podríamos decir que es robar el hecho de que una familia que no ha escrito nada en su vida pretenda vivir sus días a partir de los derechos de un muerto impidiendo la transformación de las obras si no se le paga lo que pide (es decir, en contra de la pura dinámica creativa, que siempre es transformar la tradición). A ello podemos añadir si no es robar el hecho de que las políticas de lobby de determinadas industrias como la prensa, consiga leyes a medida: ¿sabe Mr. Gore cómo se gesta la actual legislación sobre el derecho de cita en España? En los movimientos contrarios a la formulación actual de la propiedad intelectual hay diversas perspectivas: desde los abolicionistas – soy uno de ellos, a través de un proceso progresivo de reducción de espacios y tiempo – y los meros reduccionistas, personas que pretenden la disminución de plazos. El tema es complejo y no trivial, he escrito mucho sobre ello en otro de mis blogs (si le interesa). Por cierto, he localizado su IP y su correo electrónico asociado a otro nombre en otras webs. Si quiere seguir comentando y quiere mantener su pseudónimo, lo ruego me escriba para hacerlo pero no aceptaré seguir el debate de otra manera.

  6. Dejadnos discutir y replantear la propiedad intelectual | Pulsiones Dice:

    […] la tentación es denominar ladrones a quienes pensamos de otra manera. Pero hay elementos, muchos, del ordenamiento de lo que llamamos propiedad intelectual que, como […]